PET CT con FDG en la valoración de linfomas


Dr. Gabriel Castro Mora,  Médico Especialista en Medicina Nuclear. Código 7969

El linfoma es una neoplasia maligna que se origina de los linfocitos, que son células muy importantes de nuestro sistema linfático, el cual protege a nuestro cuerpo como parte del sistema inmunológico. El sistema linfático incluye los ganglios, el bazo, el timo, médula ósea. El linfoma puede afectar este y otros órganos del cuerpo. Existen varios tipos, pero los principales son Linfoma de Hodgkin y el Linfoma no Hodgkin. Cada uno de ellos se deriva en varios otros subtipos, con comportamientos y pronóstico variable, pero curable en una importante proporción de pacientes, con buena respuesta a diferentes terapias.  Es de vital importancia para un adecuado tratamiento el tener una adecuada estadificación inicial de la enfermedad. Es decir, saber la extensión de esta, así como poder hacer una estimación del pronóstico y poder monitorizar la respuesta a la terapia.   Los estudios de imágenes anatómicos son muy importantes en este contexto, sin embargo, no nos brindan información de los cambios metabólicos que presenta el tumor. Es aquí donde la Tomografía por Emisión de Positrones con deoxiglucosa marcada con Flúor 18 ( 18 F-FDG) combinada con la Tomografía computada (PET/CT), cobra gran importancia. La deoxiglucosa es una molécula similar a la glucosa que utiliza nuestro cuerpo como fuente de energía. Esta molécula se une a un isótopo radiactivo: Flúor 18, para poder adquirir imágenes en un equipo especial que detecta los rayos emitidos. Dicho material se inyecta en la vena del paciente y luego de un tiempo establecido se adquieren imágenes en un equipo especial llamado tomógrafo PET, el cual está adosado a un tomógrafo convencional, que permite darnos información sobre localización anatómica de los hallazgos metabólicos, así como mejora la calidad de las imágenes.

Odoo • Text and Image

Las células neoplásicas de muchos tumores, dentro de los cuales se encuentran una gran mayoría de los Linfomas, tienen gran afinidad por la glucosa, lo que nos permite evaluarlos mediante esta técnica. El uso en la práctica clínica del PET/CT con 18F-FDG ha producido un cambio muy importante en el diagnóstico y manejo de los Linfomas. Permite conocer más a fondo el verdadero estado de la enfermedad, detectando más sitios de enfermedad que otros métodos, teniendo la ventaja de ser un estudio de cuertpo entero, en el que permite evaluar compromiso en otros órganos en un solo estudio. Después de quimioterapio o radioterapia en algunas ocasiones vamos a estar en la presencia de masas residuales. Con esta técnica podemos saber si esa masa tiene tejido necrótico o si todavía tiene tumor activo, lo cual va a permitir al médico tratante, tomar decisiones importantes sobre el tratamiento.También nos puede dar una idea de cómo se va a comportar el tumor ante la terapia, permitiendo establecer un pronóstico y así determinar que tan agresivo si no debe ser con el tratamiento. El uso de PET/CT con 18F-FDG tiene un gran impacto en el manejo de los linfomas, llegando a producir cambios en la etapa clínica de la enfermedad y en el tratamiento, en un alto porcentaje de pacientes. 


Es por esto que el PET/CT don F-FDG ha sido incorporado a las normas de estadificación y respuesta a la terapia en los linfomas. Representa la principal modalidad de imágenes para el estadiaje y monitorización de terapia en Linfomas. La evaluación temprana de la respuesta a la terapia ha demostrado un alto valor pronóstico, permitiendo una nueva era de tratamiento personalizado y optimizando el control de la enfermedad y la de la toxicidad de la terapia.


Leer más artículos de la revista.

Solicite un ejemplar impreso de cortesía aquí.