SITUACIONES FRECUENTES EN LA INFANCIA

¿Cuándo consultar a un médico?

Odoo • Image and Text

 

Dra. Massiel Apuy Acón

El llanto en los niños es algo normal, sin embargo puede ser un motivo de mucha preocupación para los padres de familia. Los niños durante los primeros meses pueden llorar hasta tres horas al dia, sin tratarse de alguna patología. Conforme van creciendo ese tiempo disminuye e incluso ellos encuentran formas de tranquilizarse a sí mismos.

Podemos ver el llanto en los niños como un lenguaje y el secreto está en tratar de entender poco a poco lo que ellos nos quieren decir. Una cosa que debemos de tener en cuenta es que NO EXISTE EL LLANTO INMOTIVADO, un niño que llora siempre nos está tratando de comunicar algo. Por ejemplo, el llanto por hambre puede diferenciarse del llanto por enojo y de igual manera puede diferenciarse de otras causas que pueden incluso representar alguna enfermedad. Ese entendimiento puede llegar a ser difícil y frustrante, sobre todo en padres primerizos. Sin embargo, con el paso del tiempo se vuelve más sencillo.


¿EN QUÉ CAUSAS DEBO DE PENSAR CUANDO MI HIJO LLORA?

Hambre: Para anticipar o evitar el llanto por hambre es importante mantener una buena disciplina con los horarios de comida. Si el niño ya está llorando por esta razón, puede que esa misma incomodidad lo haga rechazar el alimento. Es por esto que resulta de mucha utilidad anticipar situaciones que puedan retrasar la alimentación y planear en torno a ella.

Sueño: En muchas ocasiones, cuando el niño se encuentra cansado y no logra dormir, entra en un estado de irritabilidad. Es posible reconocer este tipo de llanto porque suele ser suave, como si él mismo intentara arrullarse.

Incomodidad: Los niños suelen llorar también por mala postura, ropa muy ajustada, calor, frío, humedad, suciedad, entre otros.

Ruido: El ruido puede provocar llanto en los niños, sobre todo cuando estos son bruscos o los asustan.

Aburrimiento: Al sentirse poco atendidos o aburridos, los niños suelen llorar para llamar la atención de sus cuidadores. Este tipo de llanto suele presentarse en picos, a modo de berrinche y suelen calmarse cuando se les toma en brazos o se les distrae.

Cólicos: Los cólicos del lactante pueden presentarse prácticamente  a diario entre las 2 semanas y los 4 meses. Suelen asociar irritabilidad, encogen las piernas y se chupan las manos, por lo que la mayoría de los padres suelen confundirlo con hambre. Con estos episodios lo que se debe hacer es tener paciencia, tratar de cambiarlos de posición (sobre el hombro del cuidador o sentado en su regazo para favorecer el eructo) y esperar a que cedan. Es frecuente que la expulsión de esos gases de acompañen de pequeñas regurgitaciones durante los primeros meses de vida.

Enfermedad: Los niños también pueden llorar por causa de alguna enfermedad. En ocasiones puede acompañarse de otros factores como fiebre u otros síntomas. Además, si lo que presentan es dolor, pueden darnos pistas del origen del dolor al llevarse las manos repetidas veces a la misma zona.


¿Qué se debe hacer cuando un niño llora?

Lo principal es descartar algún problema de salud (busquemos otras molestias o síntomas. Después de haber hecho esto, se debe buscar la posibilidad de una necesidad inmediata (hambre, frío, calor, etc).

¿Es normal que mi hijo deje de respirar cuando llorar?

Estos episodios de llaman "Espasmos del Sollozo" y suelen darse entre los dos meses y los tres años. Suelen asustarnos porque la piel del niño se puede tornar azul, y en algunos casos pierden la conciencia. Lo más importante es guardar la calma, no sacudir ni golpear suavemente al niño ya que esto más bien puede causarle una lesión y dejar que el episodio suceda de manera espontánea.

Odoo • Text and Image

¿CUÁNDO DEBO DE CONSULTAR AL PEDIATRA?

  1. Cuando observemos "Espasmos del Sollozo" de manera repetitiva, cuando estos se presentan antes de los seis meses y/o acompañados de otros síntomas.

  2. Si se trata de un primer episodio de llanto inconsolable o asociado a síntomas como fiebre, vómitos o si ya hemos atendido todas las posibles necesidades del niño y este continúa llorando.

  3. En caso de cualquier duda SIEMPRE consultar al médico.

Referencia: Revista Imágenes Médicas, IV Edición, 2019


Compartir artículo: