LA BIOPSIA

Todo lo que debemos saber sobre éste importante diagnóstico

Dr. Armando Meneses Madriz, Médico Especialista en Anatomía Patológica, Universidad de Costa Rica.

Una biopsia es el procedimiento mediante el cual se obtiene tejido o muestras de células para determinar la presencia o extensión de una enfermedad. El término viene del griego bios "vida" y -opsía "vista". Se recomienda cuando algún examen inicial sugiere que existe una zona del tejido corporal que no es normal. Por ejemplo, cuando una mamografía o un ultrasonido muestran una masa, cuando una zona pigmentada aparece en la piel o cuando alguna ya presente empieza a cambiar su apariencia, en enfermedades crónicas como la hepatitis, para saber si ha progresado a cirrosis, en sospechas de enfermedades inflamatorias en riñones, piel u otros órganos. Así en general, su utilidad se extiende tanto a enfermedades claramente cancerosas como a otras sospechosas e incluso a muchas que claramente no lo son.

Existen varios tipos de biopsia, en general, se pueden clasificar en dos grandes grupos dependiendo de si se quiere hacer un diagnóstico o si más bien el objetivo es remover tanto de una lesión como se pueda. Para realizarlas se puede utilizar diversas técnicas, casi todas ellas involucran el uso de un instrumento afilado que ayuda a remover tejido.

Odoo • Text and Image

Tipos de biopsia

1. Biopsia con aguja. Hay varios tipos de aguja; su elección depende principalmente del sitio a biopsiar y de la sospecha clínica que motive el procedimiento. Según la que se utilice, la cantidad y tipo de tejido obtenido, así como la información que brinda puede variar. Además, dependiendo del sitio de la lesión, la toma puede ser guiada con el tacto, con ultrasonido, con tomografía axial computarizada (TAC) o con resonancia magnética nuclear (RMN).

1.1 Biopsia con aguja fina: mediante la utilización de una aguja, con la ayuda de la presión negativa o sin ella, se extrae el material a examinar. Se indica principalmente en tiroides, ganglios y lesiones quísticas de mama. Usualmente el tejido obtenido pierde la disposición arquitectural que tenía en el sitio de origen.

1.2 Biopsia con aguja gruesa: para esta como su nombre lo indica, se utiliza una aguja de mayor calibre que en la anterior, normalmente tiene un filo en su punta que le permite cortar y extraer un fragmento de tejido que usualmente es cilíndrico. Hay varios tipos y calibres diferentes de aguja gruesa que permiten tomar tejido que se obtiene mantiene la arquitectura que tenía en el sitio donde se tomó. Normalmente, la cantidad de muestra así tomada es mayor por que resulta más sencillo hacer pruebas complementarias con el material obtenido en un mismo procedimiento. Los sitios que con más frecuencia se toman muestras de este tipo son mama, próstata, hígado, médula ósea y tejidos blandos.

1.3 Biopsias endoscópicas: estas son dirigidas a través de un endoscopio que permite, mientras está dentro del paciente, observar en tiempo real la zona interna de interés y al mismo tiempo tomar una muestra del mismo. Utiliza tanto pinzas que muerden el tejido como agujas finas. Algunos de estos endoscopios tienen también en su punta un dispositivo de ultrasonido que puede guiar la toma en órganos adyacentes al sitio donde se introduce el endoscopio. Los sitios que con más frecuencia se biopsian con esta metodología son la vía aérea superior e inferior y el tubo digestivo, además de vías urinarias.

2. Biopsias incisionales y escisionales. Normalmente las realiza un cirujano quien luego de anestesia y comúnmente utilizando un bisturí remueve el tejido que se va a analizar. Usualmente en los casos en que ya se tiene un diagnóstico y existe posibilidad técnica, se trata de remover todo el tejido de una lesión, para esto se realizan biopsias escisionales o resecciones. Sus procedimientos más complejos y de mayor duración pues implican la remoción de una porción mucho mayor de tejido, tratando siempre de preservar la funcionalidad y estética del paciente.

Cuidados antes de la biopsia

Si se la va a someter a cualquiera de estos procedimientos es importante consultar a su médico tratante sobre los cuidados a tener antes y después del mismo, ademá de comunicarle los medicamentos que tome en particular anticoagulantes.

¿Qué hacer después de la biopsia?

En todo caso se puede solicitar al médico tratante tratamiento analgésico y antiinflamatorio, basándose en los pormenores de cada paciente, se le recomendará de forma personalizada a este respecto. En los procedimientos con aguja fina o gruesa, es normal sentir dolor en el sitio de la punción, en caso de que sea accesible el sitio de toma es importante colocar vendaje frío en casa y vigilar por sangrados, además de enrojecimiento o hinchazón importante, calor en el sitio o salida de liquido purulento. Cuando se realizan biopsias incisionales o resecciones, usualmente se sale con suturas que deben ser lavadas cuidadosamente y nunca ser removidas sin supervisión profesional, igualmente hay que vigilar por sangrados y signos de infección como los ya mencionados. Si tiene la menor duda por favor consulte a su médico tratante.

Compartir artículo: