HABLEMOS DEL CÁNCER DE CERVIX

Importancia de la prevención

Odoo • Image and Text

 

El cáncer cervical o cáncer del cuello uterino es el cáncer que comienza en las células del cuello del útero. El cuello uterino es la parte inferior, más estrecha del útero que abre hacia la vagina. La mayoría de los cánceres cervicales comienzan en un área llamada la zona de transformación, donde la parte interior del cuello uterino más cercana al útero se une con la parte exterior del cuello uterino más cercana a la vagina.

El cáncer del cuello uterino usualmente crece lentamente a través de muchos años, pero también puede ocurrir en menos de un año. Antes de que el cáncer se desarrolle, aparecen células anormales en el cuello uterino – llamadas displasia o pre-cánceres. Estas células se pueden ver en una prueba de Papanicolaou y a menudo son extirpadas durante un procedimiento en el consultorio del médico. Tratar estas células anormales previene que se desarrolle el cáncer.

Según la American Cancer Society, alrededor de 12,900 nuevos casos de cáncer invasivo del cuello uterino serán diagnosticados en el 2015 y 4,100 mujeres morirán por causa de la enfermedad. La mayoría de los casos se encuentran en mujeres menores de 50 años. En los últimos 30 años, la tasa de muerte por cáncer cervical ha disminuido por más de un 50 por ciento. Esto es debido al aumento en el uso de la prueba de Papanicolaou, la cual detecta cambios en el cuello uterino antes de que el cáncer se desarrolle o se riegue.

Los dos tipos principales de cáncer del cuello uterino son:

  • Carcinoma de células escamosas - El carcinoma de células escamosas es el tipo más común de cáncer cervical y representa hasta nueve de cada diez diagnósticos. Estas células delgadas y planas casi siempre se desarrollan en la zona de transformación.
  • Adenocarcinoma - La mayoría del resto de los cánceres cervicales son adenocarcinomas. Estos se desarrollan en las células de la glándula productora de moco que recubre la parte interior del cuello uterino más cercana al útero.

Un pequeño número de cánceres cervicales tienen características de ambos, los cánceres de células escamosas y los adenocarcinomas. Estos son conocidos como carcinomas adenoescamosos o carcinomas mixtos.


Fuente: baptisthealth.net

Compartir artículo: