¿ES SOLO UN DOLOR DE CABEZA?

La cefalea, mejor conocida como "dolor de cabeza" es uno de los motivos más frecuentes de consulta.

Dra. Ana Chavarría E. / Dr. Álvaro Hernández G.

La cefalea, mejor conocida como "dolor de cabeza" es uno de los motivos de consulta más frecuentes en nuestros centros de salud, a pesar de que un gran porcentaje de pacientes se automedican y nunca consultan al médico.

La cefalea se define como un dolor localizado por encima de la línea entre la órbita y el meato auditivo externo. Cuando el dolor de cabeza es el único o principal síntoma de la enfermedad se le denomina cefalea primaria o secundaria. La historia clínica es el instrumento más importante para su diagnóstico.

El diagnóstico de la cefalea se convierte en un desafío diario para el médico ya que en correcto abordaje es determinante para el desenlace y la calidad de vida para los pacientes. Se deben realizar estudios complementarios en aquellos dolores de cabeza que se acompañen de los siguientes signos de alarma, que nos sugieren una cefalea secundaria:

Odoo • Text and Image

CEFALEA que empeora progresivamente en días o semanas.
CEFALEA intensa de inicio súbito (en trueno).
CEFALEA diaria crónica.
CEFALEA diaria crónica.

CEFALEA nocturna o en la madrugada.
CEFALEA durante el ejercicio o que se precipita por maniobras de Valsalva (como toser o cambios posturales).
CEFALEA siempre en la misma localización.
CEFALEA que no responde al tratamiento médico.
CEFALEA acompañada de fiebre, náuseas, vómitos y/o signos meníngeos como rigidez nucal.
CEFALEA asociada a alteración neurológica focal, papiledema, cambios mentales o de conciencia.
CEFALEA y crisis epilépticas.
CEFALEA en pacientes con cáncer o SIDA.

CEFALEA en edades extremas de la vida (niños o adultos mayores).

Odoo • Image and Text

Dentro de las indicaciones claras para la realización de neuroimágenes se encuentran los signos de alarma, citados anteriormente. En general, la Resonancia Magnética (RM) cerebral es más sensible para visualizar lesiones de la sustancia blanca, las estructuras de la fosa posterior y las alteraciones venosas, mientras que la tomografía axial computarizada (TAC) permite una mejor valoración de las estructuras óseas.

Según la Sociedad Española de Neurología la TAC es la indicación de elección en los pacientes con cefalea que presentan signos de alarma, con el fin de descartar sobre todo la hemorragia subaracnoidea (HSA), procesos expansivos intracraneales o hidrocefalia. La sensibilidad de la TAC para el diagnóstico de la HSA es muy alta (casi 100%) en las primeras 12 horas desde que se produjo la hemorragia, pero va decreciendo con el tiempo (58% después de 5 días) y no es útil transcurridas más de dos semanas. Las técnicas de angio-TAC tienen una sensibilidad de un 77-100% para la detección de aneurismas y cuando los aneurismas tienen un tamaño mayor que 5 mm la sensibilidad supera el 95%.

La RM tiene como indicación la sospecha del clínico de una patología secundaria, como una infección del sistema nervioso central, tumor, o patología vascular. Tiene gran utilidad de descartar el origen secundario, localizar o establecer la extensión y afectación de una posible lesión, por lo que no debe descartarse su uso si la sospecha clínica es alta.

Los estudios de metabolismo como el PET-CT o de flujo sanguíneo cerebral como la RM funcional podrían estar indicados en un subgrupo de pacientes que no son clasificables según la "International Headache society" y en los que se necesita determinar posibles complicaciones. En estos casos son preferibles los estudios que permiten realizar una cuantificación del flujo sanguíneo cerebral. Éstas técnicas se utilizan frecuentemente para la investigación de fisiopatología.


Fuente: Revista Imágenes Médicas, edición V, 2019.

Compartir artículo: