CLAUSTROFOBIA EN ESTUDIOS RADIOLÓGICOS

Soluciones para los pacientes que tienen altos niveles de estrés en espacios cerrados

Odoo • Image and Text


Estudios como la resonancia magnética o la tomografía computarizada (sin contraste) son procedimientos  en los que el paciente no debería experimentar sensación alguna ya que consisten en obtener únicamente imágenes del cuerpo humano sin provocar ningún efecto en el mismo, sin embargo, debido a la conformación de estos equipos, principalmente la resonancia magnética, el paciente durante la realización de estos estudios puede experimentar claustrofobia. La palabra claustrofobia se deriva del latín clastrum que significa encierro y phobos que significa temor a los espacios cerrados.

Los equipos mencionados anteriormente constan de un gantry y dentro de este se encuentra el túnel en el cual ingresa el paciente. Dependiendo del tipo de estudio la posición del paciente puede variar, para ciertos estudios no es necesario la introducción de la cabeza del paciente dentro del túnel por lo que la sensación de "estar encerrado" no aplica al caso, sin embargo, estudios como resonancias magnéticas de cabeza, cuello o de columna, entre otros, se requiere la introducción completa del paciente.

Los pacientes que han sido sometidos a este tipo de estudio y que han experimentado claustrofobia, la describen como un ataque de ansiedad y pueden presentar síntomas como sudoración, dificultad para respirar, aumento de la frecuencia cardiaca, opresión en el pecho y ataques de pánico.

Para contrarrestar todos estos síntomas es importante por parte del personal de imagenología o encargado de realizar el estudio informar adecuadamente al paciente en qué consiste el procedimiento a realizar y otros aspectos como el sonido fuerte que emite la resonancia, que el túnel nunca se cierra y que no sentirá nada durante la adquisición de las imágenes.

Muchas personas logran dominar la sensación de ansiedad ante el encierro, cerrando los ojos o ingiriendo algún fármaco que calme sus nervios, en caso que ninguna de las opciones anteriores resulte efectiva existe la alternativa de la sedación, la cual se realiza por un médico anestesiólogo, y este se encarga de administrar la medicación correspondiente y de monitorear al paciente durante el estudio, de esta manera se lleva a cabo el estudio de manera satisfactoria para que el médico diagnostique el estudio y para que el paciente evite todas las sensaciones causadas por la claustrofobia.


Artículo realizado por: María Fernanda Chinchilla, Imagenóloga, Universidad de Costa Rica.

Revista Imágenes Médicas, edición 2018.

Compartir artículo: